Madera: cómo prevenir y tratar el paso del tiempo

Pérgolas, vallados, pavimentos exteriores y demás construcciones de madera aportan calidez y elegancia a los espacios. Pero al encontrarse al aire libre, estas instalaciones sufren cambios por las inclemencias del tiempo, a no ser que se prevengan. La madera es un material vivo que genera reacciones, y por eso su color y su aspecto general exterior se modifica con el paso del tiempo en función del grado de humedad y de la exposición al sol a la que esté sometida. Estas condiciones hacen que la madera pueda cambiar de apariencia si se encuentra al aire libre. Especialmente en lugares como las Islas Baleares, donde tanto la humedad como la insolación son altas. Es la razón de que sea necesario realizar tratamientos preventivos, y en ocasiones curativos, para que las instalaciones y equipos de madera luzcan como el primer día.

Una de las especialidades que desarrollamos en Savia Proyectos son precisamente los tratamientos que tienen como objetivo prevenir y tratar estos cambios ocasionados por el sol y la humedad. Todas las instalaciones externas de madera necesitan prepararse para evitar que, por encontrarse al aire libre, las inclemencias del tiempo les afecten. Son los tratamientos preventivos. Otra opción son los tratamientos curativos, que suponen una solución cuando la madera ya se ha visto afectada por la humedad y el sol.

Ambos tipos de tratamientos son respetuosos con el medio ambiente, una de las premisas fundamentales en nuestra empresa, en la que, por trabajar con elementos naturales, tenemos siempre muy presente la sostenibilidad.

Tratamientos preventivos

El tipo de madera marcará el tipo de tratamiento preventivo. En el caso de la madera frondosa y en el de la conífera, el tratamiento en autoclave viene de origen. Sin embargo, este tratamiento no es aplicable a la madera tropical por su alta densidad, que impide que el tratamiento penetre. En su caso habrá que aplicar una solución de sales y técnica de vacío para que la luz del sol no le afecte y mantenga el color bloqueando los taninos, así como conservando intacto su interior.

Además, en los tres tipos de madera funciona de forma eficaz el tratamiento con Lasures, con base de agua y bloqueadores de los rayos ultravioleta. Si se quiere conservar el aspecto de la madera original, conviene repetirlo anualmente o cada dos años.

Tratamientos curativos

Cuando la madera ya se ha visto afectada por el entorno pueden aparecer hongos y otros elementos con los que se debe acabar para mantener la calidad de la materia prima. Para lograrlo aplicamos tratamientos curativos con los que eliminamos impurezas, moho y demás residuos que se han depositado en la madera. Para ello contamos con distintas aplicaciones: la aplicación mecánica, el lijado o un tratamiento con detergentes específicos.

Tratamientos sostenibles

Tanto los tratamientos preventivos como los curativos son tratamientos homologados basados en productos sostenibles con elementos naturales que no atacan el medioambiente. En cuanto a los primeros, el tratamiento en autoclave es una solución de sales con muy bajo porcentaje para evitar un efecto medioambiental nocivo. Igualmente, todos los productos que se utilizan para anclar el lasur o las imprimaciones tienen base de agua, lo que ayuda a proteger el entorno. Respecto a los tratamientos curativos, utilizamos elementos naturales con aplicación mecánica con el mismo objetivo: limpiar las impurezas de la madera protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente.

Comments 0

Add Comment

17 − catorce =