Parques Infantiles en las playas de Pollença

Parques Infantiles en las playas de Pollença

Hemos entendido que la sociedad no quiere que se invierta el dinero público en rellenar o sustituir un juego con cualquier otro elemento que elijamos al azar,  como un simple columpio o tobogán, sino que estos equipamientos acompañen este cambio social y cultural que la sociedad actual exige, y para lo que  hay que tener en cuenta una serie de factores imprescindibles:

  • Accesibilidad e Inclusión a todo tipo de público proponiendo cambios que permitan su accesibilidad y así poder interaccionar con el resto de los usuarios.
  • Seguridad a la hora de plantear una zona infantil, teniendo en cuenta la distribución de los juego y que los elementos estén fabricados e instalados según la normativa vigente
  • Calidad de los elementos. Es muy importante ya que nos garanticen durabilidad, resistencia y bajo mantenimiento, además de confianza de no estar fabricado con materiales nocivos para la salud.
  • Socialización y Universalidad del juego a la hora de plantear un espacio público ya no valen elementos individualistas. Con el ritmo frenético de vida actual los espacios públicos se dan para compartir y sociabilizar con otros usuarios con elementos amplios y creando experiencias compartidas. 

Un ejemplo de todo ello son los diferentes elementos infantiles instalados para la Asociación de Vecinos del Puerto de Pollença en las playas de su término Municipal.

El proyecto consistió en la renovación de cuatro antiguas zonas infantiles repartidas a lo largo de las playas del municipio de Pollença en Mallorca,  con nuevos elementos que aportasen nuevos valores y juego a los usuarios que visitan sus playas,. Cada una se caracteriza por la peculiaridad de sus elementos dando importancia a la variedad, el cuidado del diseño acorde al paisajismo del entorno, y la cercanía al mar como condicionante a la calidad del producto. Por todo ello, la comisión  encargada de adjudicar el proyecto eligió a nuestra empresa con la propuesta de juegos infantiles de la casa Eibe de Alemania, como ganadora del concurso abierto en el que participaron otras compañías del sector.