Gamificación infantil

La gamificación infantil cobra más sentido frente a un sistema educativo algo obsoleto.  Es importante y recomendable modelar la forma de enseñanza mediante técnicas de juego novedosas que puedan aportan valores educativos a la vez que diversión.

Por ello, en el área educativa la gamificación es realmente importante para evaluar el aprendizaje. Con los años, nos damos cuentas que las modalidades tradicionales (tests) son realmente estresantes y aburridas.  Y su utilidad no genera ni un lápiz de recuerdo en el prosencéfalo. Es realmente importante que la gente recuerde de manera satisfactoria todo lo aprendido.  En muchas ocasiones, los alumnos no piensan en que les estas evaluando pues para ellos resulta divertido, pero realmente a partir de la gamificación se detecta errores conceptuales.

Si se consigue divertir mediante técnicas educativas de aprendizaje,  el rendimiento de los niños podrá ser mucho mayor, pues el interés de estos se incrementa exponencialmente.

Gamificar sirve para “devolver esa curiosidad infantil, esas ganas de reinventarse constantemente, de aprender cada minuto cosas nuevas, de mejorar. Y conseguir todo esto de la mejor manera del mundo, divirtiéndose”.

La gamificación se puede expandir a diversos campos de la enseñanza como segundas lenguas. Para estimular la interacción en el idioma cree en situaciones “reales”, de manera que el estudiante sienta que está decodificando y codificando mensajes auténticos con objetivos extralingüísticos y no con una clase aburrida de inglés “que para ellos resulta vergonzoso y arduo”. Es muy difícil explicar y motivar a un alumno que no tiene nada de conocimientos en éste tema. Utilizando la gamificación se consigue motivar al alumno y que aprenda de una forma muy amena.”

Comments 0

Add Comment

4 × cinco =