Eibe, la base de un buen parque infantil

Las zonas infantiles de ocio tienen una alta demanda. Pero para que cumplan las expectativas de quienes se plantean su instalación, logrando los objetivos marcados, deben reunir una serie de requisitos y atender varios factores fundamentales para el éxito del proyecto. En Savia Proyectos contamos con una dilatada experiencia en este aspecto, al igual que Eibe, nuestro fabricante de parques infantiles.

La empresa alemana es todo un referente en el sector del ocio infantil. Puntera en innovación y diseño, tiene muy presente el respeto al medio ambiente, así como la necesidad de mantener unos altos estándares de calidad y seguridad. Además, ofrece una amplia gama de posibilidades para adaptarse completamente a los requerimientos del cliente. Con varias marcas e infinidad de diseños bajo su firma, permite escoger las unidades de juego más idóneas para cada proyecto, creando un espacio atractivo, novedoso, que fomente las capacidades de los niños y proporcione disfrute y diversión.

 

Qué tener en cuenta a la hora de instalar un parque infantil

A la hora de plantearnos invertir en una instalación infantil como un parque, uno de los principales retos es elegir qué elementos ubicaremos en él –hay mucha variedad de productos– y dónde ubicarlos. Savia Proyectos tiene las herramientas y el criterio necesario para ofrecer las propuestas más adecuadas y orientarlas a las necesidades de cada cliente en particular.

La primera pregunta que debemos plantearnos es a qué edades queremos dirigir la zona infantil de ocio. Hay infinidad de elementos infantiles para las distintas etapas del desarrollo del niño. Por este motivo, lo idóneo es plantear una propuesta muy abierta a todas las edades pero diferenciándola por zonas. De esta manera obtendremos un parque infantil abierto a todo el público que multiplica el valor de juego y es capaz de dar soluciones lúdicas a todos los niños.

El siguiente paso es elegir adecuadamente el espacio donde queremos ubicarlo. Lo ideal es tener en cuenta el clima y el entorno que rodeará al parque, y si es posible instalarlo cerca de una zona de sombra. Además, debemos contar con un espacio diáfano sin obstáculos, ya que todo parque infantil debe tener sus áreas de seguridad respetadas según la normativa EN-1176.

Por otra parte, cuando hablamos de elegir los elementos lúdicos, nuestra recomendación es instalar juegos de uso múltiple en lugar de individual para fomentar la socialización y la cooperación entre los niños. Por ejemplo, una posible combinación podría ser una estructura de juego con diferentes niveles compuesta por un tobogán, un puente colgante, redes para trepar como acceso y un pequeño rocódromo. Así se le ofrece un reto al niño con los distintos obstáculos que encuentra, fomentando de esta manera la interacción y diferentes aspectos del aprendizaje. Completaría la estructura un balancín doble y un columpio cesta con capacidad para varios niños.

Para concluir, pondríamos un pavimento de seguridad según la normativa EN-1177, que utiliza el Criterio de Lesiones en la Cabeza (HIC, Head Injury Criterion) para proteger a los niños ante cualquier imprevisto, y una zona de relieves con medias bolas de caucho.

Comments 0

Add Comment

dieciseis − catorce =